jueves, 8 de noviembre de 2012

Volvemos en seis minutos…

Seis minutos

Siempre igual. Y no lo conseguía. No sabía cómo, pero llegaba tarde. Parecía mentira que otros con peor apariencia fueran más rápidos. Siempre se perdía algo de la película. La puñetera próstata.

Estaba harto de levantarse rápido para llegar más tarde. Y es que todos esperaban los anuncios de la tele para ir al baño. Para ir al único baño que había en el asilo.

Bastaba que apareciera el “volvemos en seis minutos” y todos al váter. Llegaba y siempre encontraba, delante de él, a otros tres o cuatro ancianos que esperaban su turno. ¡Maldita gracia! Cuando volvía a la sala de la televisión, ya hacía unos minutos que se había reanudado la película.

Tenía que hacer algo. Era una cuestión de principios. Todos los días lo mismo. Necesitaba demostrarse, a sí mismo, que podía hacerlo.

Un día, cuando apareció el anuncio “volvemos en seis minutos”, se oyó un grito: ¡Fuego! Los ancianos se dirigieron asustados a la puerta. Él, consciente de su travesura, se levantó con tranquilidad y fue al baño, sabedor de que en esta ocasión podría ver su película favorita entera. Por una vez lo había conseguido.

 

Más historias de la tele en casa de Juliano

29 comentarios:

  1. jajajaja me has hecho reir con ganas!...pobre hombre!...suerte que se las ingenió, al menos para poder ver completa su película favorita!, aunque no creo que esa argucia le pueda seguir siendo útil por mucho tiempo!
    =)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía está pensando que hará mañana. Lo que ha hecho sólo le sirve para un día.
      Un beso

      Eliminar
  2. Si la próstata da la tabarra y las piernas son lentas, la cabeza puede ayudar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la cabeza le ayudó, a costa de los demás.
      Un beso

      Eliminar
  3. Hasta en los asilos surgen historias alrededor de los tiempos publicitarios.
    Muy ocurrente tu relato, me lo imagino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los asilos deben existir bastantes historias en torno a la televisión y la picardía de los mayores.
      Un beso

      Eliminar
  4. Muy ingeniso el abuelo, tanto como tu relato.
    Me ha encantado leerte un jueves mas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tyrma. Me alegra que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  5. Cuando aún se tiene el cerebro despejado, se vence a la próstata, a la cojera o a lo que sea, saltan ideas, que dure y que vea esa peli o serie de cabo a rabo, a lo mejor hasta le sobran 2 minutos de los 6. !Salve!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si lo sobraron o no, pero lo consiguió.
      Un beso

      Eliminar
  6. Con la edad uno se vuelve un poco niño y por tanto, proclive a las travesuras. Ingenio y buen humor en ese anciano que estaba ya algo harto de perderse minutos de su peli, por causa de sus problemas prostáticos y locomotores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, una broma infantil le permitió ver su película preferida.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. El abuelete lo consiguió y de paso alborotó el patio en el asilo. Simpático momento nos has ofrecido.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, espero que sólo haya sido el susto para los otros. Él lo consiguió.
      Un beso

      Eliminar
  8. Las piernas no le respondian, ni la prostata le hacia caso, ahora que imaginación no le faltaba al abuelete jejeje. Listo el hombre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginación puede hacer ganar batallas, a pesar de otros handicaps.
      Un beso

      Eliminar
  9. Muy divertido, al menos para él que por una vez, consiguió primera fila.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, quizá a los otros viejetes no les pareció tan divertido, pero consiguió lo que pretendía.
      Un beso

      Eliminar
  10. ole olé y olé por el rafa...
    en esta mañana de lluvia no esperada, pues pensaba salir a dar pedales para mantener la poca forma física que a mis casi 50 poseo...en fin, que en esta mañana de lluvia, YO, EL GUS, HE SONREÍDO...así que toma un 11 por este relato....
    medio beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gus, que la lluvia no te impida hacer ejercicio. Yo salgo a correr, aunque llueva. Un abrazo

      Eliminar
  11. jajaja "vale más maña que fuerza", dicen. A ver que inventa la próxima vez.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, le salvó, al menos por un día, la imaginación.
      Saludos

      Eliminar
  12. Qué divertido relato, es verdad que todos esperamos la pausa para ir al baño, menos mal que todavía podemos esperar el turno, pero en el caso de este abuelo su idea fue genial y me alegro que haya logrado su objetivo de llegar primero y a tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo que ingeniarse esta idea, al menos para poder ver un día su película favorita.
      Un beso

      Eliminar
  13. Lo peor que le podía pasar era que sacaran a todo el personal y que no viera el resto de la película, pero si no fue asi, acertó. Muy original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor no pensar qué pasó al resto del personal. Pudiera ser que la broma hubiera terminado en algo serio.
      Saludos

      Eliminar
  14. Me encanta, Rafa. He vivido esa idea genial para poder compaginar esas necesidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado ese truco para poder compaginar esas dos necesidades. Me he divertido.
    Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
  16. Lo siento, creí que el primer comentario no había entrado, salió eso de 503 error unaviable. Bueno, ahí quedan mis comentarios.

    ResponderEliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.