jueves, 29 de noviembre de 2012

A la luz de una vela

luz de vela

Era un fiesta espléndida. Había gente de toda clase y condición. Seríamos unas cuarenta personas. Sonaba música de los noventa, rock de los noventa. Yo había bailado toda la tarde y, cansado, me senté en un sofá. A mi lado había una mujer rubia, preciosa, que me saludó y me miró fijamente.

Fue entonces cuando se fue la luz. No me extrañó. Había una tormenta fuera y se podían escuchar los truenos. Una casa de campo es frágil, la luz se va fácilmente. Así es como la casa se quedó a oscuras.

Noté que me acariciaba la mano. Suave y con cariño. Luego se acercó, rozándome con sus piernas. La quise imaginar. Apenas la había visto, y la quería recordar. Sí, era bella, ojos azules, color castaño claro, una blusa marrón, los labios pintados de color violeta. Trataba de rehacer su imagen en mi memoria, mientras sentía que me acariciaba la cara y me pasaba la mano por el contorno de mis labios. Yo me dejaba hacer. Estaba a punto de estallar y de abalanzarme sobre ella, cuando alguien encendió una vela.

Pude ver la figura de un hombre a mi lado. Moreno, me miraba sin pestañear, con deseo. Estaba junto a mí y me tenía cogida la mano. Me levanté asustado. Y, vergonzosamente excitado, me marché deprisa.

Luego, más tranquilo, reflexioné y pensé en que podía haber terminado aquello, sin esa luz de la vela o a la luz de aquella vela, quién sabe.

 

Más relatos “a la luz de la vela” en casa de Encarni.

34 comentarios:

  1. Menos mal que alguien acertó en encender una vela. No quiero pensar en lo que podría haber terminado, aunque los primeros ratos seguramente lo iba a pasar bien.
    Muy divertido este relato y con un final sorpresa!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. jajaja más vale ser precavido y no dejarse llevar ciegamente -nunca mejor aplicado- por los impulsos! jaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe si dejarse llevar ciegamente es mejor...
      Un beso

      Eliminar
  3. Vete a saber, lástima de puñetera vela.
    Divertido apagón, sí señor. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco quiero pensar en que podía haber terminado todo aquello jajaja. Qué oportuna la vela!!!
    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es mejor pensarlo, nunca se sabe.
      Bicos

      Eliminar
  5. La oscuridad puede proveer de sorpresas.
    Lástima, quedarnos con la intriga por saber, si la luz de la vela, también se traía lo suyo!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, pues por probar no hubiera pasado nada, jejejeje.

    ResponderEliminar
  7. Muy original y revelador relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ocurrir, porque en la oscuridad todos los gatos son pardos.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Me cachis con la vela!!!!!
    Un beso Rafa.

    ResponderEliminar
  9. Mi madre decia siempre. En la oscuridad todos los gatos son pardos.
    No te habia comentado nunca a pesar de coincidir contigo, en blogs amigos. Me ha gustado tu historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también utilizo ese refrán y está claro que es así. Un beso

      Eliminar
  10. Pues esa vela no tenia nada de oportuna,deveria de haberse quedado apagada...Un rato más jajajajj...algunas situaciones propician el conocernos más a nosotros mismos,sorpresas nos dá la vida amigo mio jajajaj.
    Me gusto leer tu jueves, Saludos Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hubiera pasado no lo sabe nadie, pero podría haberse dado una situación embarazosa o amorosa, quién sabe.
      Un beso

      Eliminar
  11. Bueno, esto puede pasar si se va la luz. Una experiencia más.
    Divertida historia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La luz es fundamental, la falta de luz puede llevarnos a lugares desconocidos.
      Un beso

      Eliminar
  12. A saber cómo habría terminado la cosa de no ser por la vela... Parece que hubiera hecho algo de lo que después se habría arrepentido, al final, después de todo, tuvo suerte. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe cuál es la suerte. Desde luego, no buscaba eso.
      Un beso

      Eliminar
  13. Repito la frase del comentario; En la oscuridad, todos los gatos son pardos, jeje.
    Pero a quién no le pasó terminar manoseado por un hombre... Ah nadie dice yo, ok! dejo mis confesiones para otro momento jeje Bueno, pero llegado un momento, la sorpresa iba a ser la misma, porque otros sentidos lo alertarían...
    Muy buen relato, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que nunca se sabe. Una incógnita que queda sin despejar
      Saludos

      Eliminar
  14. Jajaja, menuda experiencia Rafa. Y es que la oscuridad invita al peligro, somos humanos y el roce es el roce, jeje.ç


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El roce hace el peligro, sin duda. Y nunca se sabe cómo podría haber terminado aquello sin vela.
      Un beso

      Eliminar
  15. Me ha recordado, no sé muy bien porqué, la película con faldas y a lo loco, en su escena final: -Te confieso que soy un hombre-
    Bueno, nadie es perfecto. A saber donde hubiera terminado todo si no se hace la luz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. jajajaja.... mira que buena y excelente historia lo que puede suceder a en un apagón en oscuridad completa y vaya que salvo la campana aquella pequeña luz de vela eee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La campana sonó a tiempo. Unos minutos después cualquiera sabe qué hubiera pasado.
      Un beso

      Eliminar
  17. Sorpresas nos da la vida...
    Y si hubiese pasado, que?
    muy entretenido.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Carajo, qué esquivas son las mujeres atractivas y qué pegajosos los morenos que pestañean.
    Divertido relato, Rafa. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.