miércoles, 31 de octubre de 2012

Halloblogween 2012

Halloblogween.2012

El día de los Muertos

Dicen que todos los días uno de noviembre se acercaba al cementerio. Y que caminaba por él, en busca de dos o tres  lápidas. Se paraba delante de  una y depositaba un ramo de crisantemos y de rosas rojas. Después de arrodillarse y rezar durante unos minutos, se levantaba y seguía su camino, hasta la siguiente.

Había gente que lo veía venir, año tras años, y que se extrañaba de que cada año eligiera distintas lápidas para depositar sus flores. Unos decían que era un loco. Otros pensaban que cumplía una promesa. Algunos creían que era una especie de recadero de los que no podían visitar ese día el lugar, y querían dejar su homenaje a alguna persona querida.

Pasaron más de treinta años y la ceremonia se repetía. Y llegó un día en que los asiduos al cementerio lo echaron de menos. ¿Qué habría pasado? ¿Estaría enfermo? ¿Se habría ido de la ciudad?

Ese año vieron a mucha gente que llevaba una calabaza en la cabeza dirigirse hacia la zona nueva del cementerio. Un curioso les siguió y llegó hasta una tumba. Se abrió paso entre varios de los disfrazados y pudo leer el epitafio:

Aquí yace quien honró a sus muertos. Los maté pero los recé.

Fui un criminal con corazón. Hoy me ha llegado la hora.

Espero que ellos me devuelvan la visita.

Y en una hoja de periódico plastificada, pegada a la lápida, se podía leer este titular:

Ha fallecido Francisco García Rodríguez, conocido como “El Halloween”, presunto jefe de la mafia local, a quien se le atribuye decenas de asesinatos.

 

Más historias de Halloween en casa de Teresa

41 comentarios:

  1. ¿Criminal con corazón? No sé si me cuadra mucho eso... desde luego el tal "halloween" todo un personaje.
    Un beso y feliz halloween!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Criminal de golpes de pecho. Es muy propio de la mafia o de la camorra.
      Un beso

      Eliminar
  2. Pues ya lo decía don Juan :"Si buena vida os quité, mejor sepultura os dí"

    ResponderEliminar
  3. Un hombre que supo cumplir con las tradiciones. (!que malaje! lagarto, lagarto)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él cumplía como entendía que era su deber, aunque sea de forma criminal.
      Un beso

      Eliminar
  4. Una mente verdaderamente retorcida.
    Estupendo relato Rafa
    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, muy a la altura de la mafia siciliana.
      Bicos

      Eliminar
  5. Me encantó tu relato de Halloween, tiene todos los ingredientes: asesinatos, mafia,intriga y... ¡HUMOR!. Me pareció fantástico.

    ResponderEliminar
  6. Asesino; pero cumplidor y creyente por lo obsevado; aunque mejor que no te lleve flores una persona así, Buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Carmen, él era asesino por afición y creyente por convicción.
      Un beso

      Eliminar
  7. Relato original y con final sorpresivo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno. Te aseguro que segun he ido leyendo he hecho el intento de adivinar el final por tener una historia familiar de ramos de flores que aparecían en el cementerio. Claro que finalmente se supo que se trató de un amor secreto. Nada que ver con este buen texto tuyo que trataba de un malo que ni las flores le pueden exhimir de culpa.
    Enhorabuena.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor secreto podría haber sido otro final, pero eran demasiadas lápidas, demasiados amores.
      Un beso

      Eliminar
  9. Vaya, no esperaba ese final. Se desarrolla de manera intrigante y consigue sorprender. Me ha gustado mucho.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. No sé si cuando llego "al otro lado" le recibieron con flores...
    Muy bueno.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente le recibieron con honores, no olvidemos que él les cubría de flores.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Pues la verdad, me sorprendiste. No imaginaba algo asi como final. Un buen relato, entretenido e ingenioso.

    Saludos.

    Lupe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te ha entretenido y te ha sorprendido ha cumplido su misión.
      Un beso

      Eliminar
  12. Noble hidalgo resultó ser el apodado Halloween. Primero te mato, luego te rezo. Humor fino el que destila tu relato esta semana. Me ha encantado ese sorpresivo final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe era coherente. Mataba porque creía que era lo que debía hacer, y luego les rezaba porque creía en el más allá. Lo menos que merecía es que los rezados luego le devolvieran el favor.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. ahhhhhhhh....no me lo hubiera imaginado nunca!...el desgraciado!..después que los mataba les llevaba flores!jajaaja...faltaría que fuese honrado por ser el principal "proveedor" del cementerio! jejeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un tipo cumplidor, lo que no sé es si tenía algún negocio de flores

      Un beso

      Eliminar
  15. El Halloween era mexicano seguro, solo allí se une el crimen y la religión de modo tan natural. Como dices, hacía su trabajo y luego lamentaba las consecuencias.
    Me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, podría ser mexicano pero también un mafioso tipo siciliano.
      Un saludo

      Eliminar
  16. Asesino, mafioso y malhechor, pero al menos consecuente con sus principio, jaja.
    Buen relato Rafa, humor y mala uva a partes iguales.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Pues sí, era coherente con lo que pensaba, aunque se le fuera un poco la mano.
      Saludos

      Eliminar
  17. Caray con el Halloweeen. Al final resulta que el tío tenía su corazoncito. Originalísimo relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un corazoncito un poco negro, pero un corazoncito.
      Unbeso

      Eliminar
  18. Un asesino que tenía un poco de ternura por sus víctimas, o sería su conciencia que no lo dejaba en paz.
    Un giro inesperado sobre el final hace que este relato sea genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo hacía por obligación, por costumbre pero no por ternura.
      Un beso

      Eliminar
  19. Jejeje. Excelente historia... Original! Sobre todo no me esperaba ese final. Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya sorprendido el final. Buen fin de semana para tí, también.

      Saludos

      Eliminar
  20. Muy buena historia, desde el planteamiento hasta el desenlace. Era osado el asesino, al pedir a los muertos que le devolvieran la visita, esperemos que esté pagando por tanto mal, que se compensa con rezos y flores.
    Gracias por participar ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rezos y flores para mitigar su culpa o para cumplir un rito. Un rito que le completaron según el mismo pedía.
      Un beso

      Eliminar
  21. Los mata y les reza, un proceder curioso, ahora le toca a él, y han cumplido en halloween, los muertos vivientes.
    Siempre me han fascinado ciertos epitafios, uno muy bueno que leí : !hasta luego!
    Relato inquietante de un ritual inhusual. !Salve!, disculpas, vengo tarde porqué tarde llegué.

    ResponderEliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.