jueves, 25 de octubre de 2012

Colores

colores

Sentía los colores de forma especial. El verde de los prados y campos, y de muchos mares. Era capaz de percibir el azul del firmamento despejado y del Mediterráneo. Ese rojo amapola y de sangre de toro. El amarillo que desprende el sol con el que riega los montes. El blanco de la nieve y de la leche, y el gris de los otoños lluviosos.

Se había dedicado toda su vida a descubrirlos. Y lo había conseguido. Hoy podía reconocer la alegría o la tristeza por el color que percibía. Fueron muchos años de estudio, de amor a los colores, pero estaba satisfecho, había llegado a las entrañas del arco iris.

Bastaba que alguien le describiera el color matizado de cualquier ser vivo para descubrir si estaba enfermo o sano, si necesitaba de algún remedio o no. Su destreza le hacía pasar por un decorador adelantado, siempre era capaz de aconsejar, con acierto, qué colores deberían dominar en una estancia, en una fachada de una casa o en un parque de la ciudad.

Era considerado un experto. Y todo lo debía al estudio y la intuición, y a su interés. Había traspasado el mundo de los sentidos y había aprendido a dominar y a amar los colores, a pesar de su ceguera.

 

Más relatos sobre colores en el Daily Planet’s

32 comentarios:

  1. No eres el único de "ver" los colores a través de la ceguera, he leído otros relatos jueveros en ese sentido. Creo, pero no puedo asegurarlo porque no soy ciega, que sienten de forma intensa lo que transmiten las gamas y lo traducen e interiorizan con una sensiblidad a la que no llegamos los videntes, los tenemos, a los colores, demasiado evidentes.
    Tu forma de relatar esa emoción me ha fascinado, !salve!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tremendo imaginarse que se pueden conocer los colores sin verlos.
      Besos

      Eliminar
  2. Eso sí que es trascender los umbrales de la sensibilidad más pura!...no sé si será posible para muchos el lograrlo. Siempre pensé lo duro que sería el no haber visto nunca, pero se sabe que a falta de un sentido, se estimulan los otros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que es difícil (si no imposible), pero sería justo.
      Besos

      Eliminar
  3. Efectivamente hemos coincidido en parte, al menos en el planteamiento. El sentimiento que producen los colores supongo que es algo extraordinariamente complejo de expresar y de sentir para una persona que es ciega.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, debe ser difícil, pero tienen los otros sentidos muy desarrollados y puede que lleguen a imaginarlo.
      Un abarzo

      Eliminar
  4. Veo que han coincidido hasta ahora tres, en los relatos al don más preciado: la posibilidad de ver.
    Les recomiendo públicamente: Rosso come il cielo (Película italiana; inconmensurable).

    ResponderEliminar
  5. Sería interesante explicar a una persona ciega de nacimiento los colores... Buen trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería difícil pero muy interesante.

      Saludos

      Eliminar
  6. Habéis coincidido much@s en hablar de la ceguera en los relatos. Realmente debe ser horrible no percibirlos y la imposibilidad que existe a la hora de explicarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, debe ser horrible. Imaginarlos muy difícil.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Paradójico que fuera un experto en colores aquel que no podía verlos. Quizás el personaje de tu historia traducía los colores a sabores, olores, texturas y sonidos. Quizás los traducía a las emociones que percibía de los videntes que hablaban de ellos.
    Buen trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que lo hacía así. Ya sabes que los ciegos tienen muy desarrollados los otros sentidos.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Pues casi los podía oler digo yo, gracias a las descripciones de los mismos. Increible.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, una cuestión de aprendizaje. Díficil pero puede ser, excepcionalmente, cierto.

      Besos

      Eliminar
  9. Un experto en colores sin ver, solo intuia...expertos así, haria falta en muchos lugares. Me gusto este matiz tuyo Rafa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Los invidentes tienen una habilidad tremenda en los otros sentidos. Yo tengo un masajista que es ciego y es increíble como nota hasta tu estado de ánimo.
      Un beso

      Eliminar
  10. Creo que los ciegos, que tienen mucho más desarrollados otros sentidos, relacionan los colores con estados de ánimo. No perciben tal como los percibimos nosotros su realidad cromática, pero sí que son capaces imaginar e intuir la asociación de colores más conveniente en cada ambiente y en cada estado anímico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que los ciegos consiguen ver mucho más de lo que nosotros pensamos.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. qué prodigioso el sentido de la vista. se necesitan todos los otros, y la intuición. y la paciencia. y la curiosidad. todo eso para reemplazarlo.
    y tal vez no alcance!
    lo he leído sin respirar.

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe si alcanzará. El desarrollo de los otros sentidos es total.

      Un beso

      Eliminar
  12. Uf.. El sentir más allá de lo que nuestros sentidos alcanzan es algo a lo que nadie debe olvidarse de llegar... Ahi esta la clave en el sentido de la vida... En dar pasos largos cuando la imaginación lo permite. Un buen relato. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, el límite de los sentidos va más allá de lo que pensamos.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Relacionarlos con los estados de ánimo, como decís, por ahí, supongo que pueden llegar a percibir los colores, intentar describirlos con palabras, muy difícil!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ciegos son capaces de reconocer tu estado de ánimo con escucharte. Tienen los sentidos muy desarrollados, aunque les falte uno principal.
      Un beso

      Eliminar
  14. La percepción más allá de la vista, las sensaciones y el conocimiento de los colores por lo que siente. Quizás no sea tan utópico este relato, quizás los colores vayan más allá de la mirada y sean algo mucho más profundo.
    Me gustó mucho este relato, el final es maravilloso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás. Hay tanto por descubrir sobre nuestro cerebro y nuestros sentidos, que desconocemos sus límites.
      Un beso

      Eliminar
  15. Las sensaciones del alma, mucho más allá que el propio cuerpo... muy bello relato y es que creo que aquellas personas ven mucho más allá que nosotros mismos podemos ver

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás imaginamos que los ciegos ven y sientes mucho menos de lo que lo hacen en realidad, ayudados por sus otros sentidos.
      Un beso

      Eliminar
  16. Supongo que al igual que nosotros percibimos unos colores más cálidos que otros con la vista, los ciegos de nacimiento deberán percibirlos de otra manera, propia de su condición, creo.

    De todos modos me ha gustado mucho tu relato y la perspectiva que le has dado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, desde luego no pueden percibirlo igual, lo que no quiere decir que no perciban sensaciones distintas que no podemos imaginar.
      Un beso

      Eliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.