miércoles, 19 de septiembre de 2012

Teatro, máscaras y apariencias

mascaras

Había sido actor. Llegó a alcanzar una cierta fama, gracias a sus dotes dramáticas. Pero aunque tenía un físico que le acompañaba, su atracción amorosa la consiguió sobre todo por su voz, por su forma de hablar. Con acento tierno pero resuelto, había doblado a los mayores amantes de la historia del cine. Gary Grant, James Steward, Clark Gable, entre otros.

Las mujeres le admiraban, más de una se había prendado de él. Recibía decenas de cartas a diario que le solicitaban una cita, un beso, una noche inolvidable. Nunca se supo si alguna tuvo respuesta.

Un día fatal, conduciendo su Lamborghini se salió de la carretera en una curva, muriendo al instante. Muchas mujeres le lloraron amargamente, su muerte fue un duelo nacional. En la plenitud de la vida había desaparecido el mito.

Los estudios de cine donde trabajaba instalaron la capilla ardiente en uno de sus amplias salas. Fueron muchos los que por amor, por curiosidad o por ambas cosas, pasaron a tributarle el último homenaje.

Al día siguiente se celebró el sepelio. Una vez enterrado, un amigo abogado se dirigió a la multitud asistente:

‘Con su permiso quisiera leerles una carta que dejó Martín para ustedes’

A mi público:

Que nadie crea que esto ha sido un accidente. Fui yo el causante de mi muerte. No podía aguantar más. He vivido una vida falsa, he vivido otra vida. He querido mantener una situación insostenible y hasta aquí he llegado.

Podía haber seguido engañándoles, pero ha llegado el momento de sincerarme. Y perdónenme por todo. Pero la cuerda de la mentira me apretaba demasiado. Mantener lo que no fui me era ya imposible. No hubiera podido decírselo en vida. Mi voz grave y mis movimientos varoniles me ayudaron; pero soy, era, fui una mujer.

Martina

 

Más teatro, máscaras y apariencias en casa de Neo

34 comentarios:

  1. RGAlmazán

    Muy buena esa invitación "no te cortes". Ayuda mucho a lanzarte cuando dudas...

    No en este caso. Me encantan esos relatos con bomba de retardo incorporados.
    Hsata las dos lineas finales era perfecto, con esas dos lineas resulta genial.

    Sinceras felicitaciones.
    Hasta más leer.

    ResponderEliminar
  2. Impactante relato. Interesante actuación con un final tan dramático como sorprendente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Final dramático, no pudo aguantar tanta farsa.
      Un beso

      Eliminar
  3. ahhhhhhhh jajaja inesperada confesión que le pone broche de oro al cierre de tu relato!...de veras no me los esperaba! Muy bueno.

    Un abrazo y gracias por sumarte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y sorprendido.
      Un beso

      Eliminar
  4. Jejeje, muy bueno Rafael, no se puede vivir impostando la voz y otras cosas del aspecto, toda una vida. Lástima Martina, haber salido del armario, no serías la primera o el primero en hacerlo, y a doblar Ingrid's Bergman's.
    Una lástima, repito. Incluso en el sepelio uno habló por él, quiero decir ella, haber grabado su voz auténtica por una la vez, la última.
    Magnífico en el desenvolvimiento y genial en el the end.
    Abrazos y !salve!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la cuestión, la mentira no puede ser eterna. El riesgo de morir en el intento es grande.
      Un beso

      Eliminar
  5. ¡Menudo final! Como siempre, no dejas de sorprenderme. Me parece que el mito se fue al suelo estrepitosamente. Me imagino la cara que debió quedársele a los allí presentes. Su ídolo era un gran "actor" en todos los sentidos (o mejor dicho "actriz" en este caso) Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pudo resistir ser un mito falso. Y sí es verdad que era un gran actor.
      Un beso

      Eliminar
  6. Fuerte, fuerte. Menuda decepción para muchas. La presión pudo con ella.
    Muy buen relato y sorpresivo final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La presión pudo con ella, como bien dices. Y es que es muy difícil mantener una falsedad toda la vida.
      Un beso

      Eliminar
  7. Muy bueno, Rafa.
    Eso si que fue teatro, mientras duró.

    ResponderEliminar
  8. Sorprendida me he quedado con sus letras... la farsa agota, vivir siempre de tapado quita libertad y disfrute. Una pena que para poder ser libre tuviera que abandonar la vida...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la vida así es para agotar y buscar una salida aunque sea tan dura y definitiva.
      Un beso

      Eliminar
  9. Buen relato Rafael e impactante final. Felicidades

    ResponderEliminar
  10. wowww
    cada relato que voy leyendo va mejorando y vaya que me han sorprendido que inesperable final... FELICITACIONES !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sorprendente, pero cuando se lee creo que se encuentra la razón del final.
      Un beso

      Eliminar
  11. Mantener dia tras día una farsa semejante no hay persona que lo soporte. Muy bueno Rafa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, no es posible mantener esa farsa siempre. Y por eso acabó así.
      Un beso

      Eliminar
  12. Vale Rafa, absolutamente impensable ese final. Algo hemos coincidido, en que el actor interpreta un papel fuera de su trabajo.
    Me ha gustado, un abrazo Rafa.

    ResponderEliminar
  13. Me dejaste con la boca abierta, qué final!!!
    Todo el relato es excelente pero ese giro inesperado es digno de un aplauso de pie.
    Un gusto leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hizo de la mentira y la falsedad su modus vivendi y eso es demasiado cruel. Al final, mantenerse en la mentira pasa factura. En este caso, la muerte como única salida posible. Tal vez hoy hubiera sido diferente.
    Magnífico relato con final sorpresivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se atrevió a decir la verdad, y eso le costó la vida, porque no pudo soportar su eterna mentira.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Caramba! Muy bueno! Pero creo que nadie debe verse abocado a un final así tan solo por no ser heterosexual.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie debe, llevas razón, pero es posible que ocurra. Es más, ha habido algún caso en el pasado.

      Un beso

      Eliminar
  16. Es muy duro y una presión horrible mantener esa farsa día a día, no me extraña que no lo soportara más y decidiera poner el THE END.
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, debe ser insoportable, de ahí que le haya escrito esta final.
      Un beso

      Eliminar
  17. Al fin y al cabo era su profesión: fingir lo que no era. Lo malo es que la mentira se apoderó de su vida privada y él no supo o no quiso evitarlo.
    Buen relato
    Un saludo
    ibso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era su profesión. Su error fue no aceptar lo que era y mantener la farsa durante mucho tiempo. Al final le pudo la mentira.

      Un saludo

      Eliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.