jueves, 9 de agosto de 2012

Recuerdos, sueños, pensamientos

Recuerdos

Era una tarde de invierno. Nos encontrábamos en clase de Antropología Social. Estudiaba en la Complutense. En esos años, la Transición española era considerada por casi todos como un éxito. Hablaban de reconciliación. Yo más bien creía que había sido una claudicación.

Allí sentados, mientras que el profesor nos explicaba los valores de una determinada cultura amazónica, alguien entró sofocado y dijo:

“La guardia civil acaba de tomar el Congreso de los Diputados”

Nos miramos, incrédulos ante ese aviso. Oscar y yo nos levantamos y fuimos a la cafetería, allí ya se estaba comentando el hecho. Se hablaba de una nueva dictadura, de la vuelta al régimen anterior. Las noticias eran confusas y los bedeles anunciaban que se cerraba la Facultad.

Margarita nos acercó con su coche a Moncloa, y allí Oscar tiró para su casa y yo me dispuse a tomar el autobús hasta la mía. Vi pasar un grupo de exaltados con la bandera franquista que, desde la otra acera, gritaban vítores al ejército y a la guardia civil. Al verme, me dijeron:

Pronto te vamos a cortar la barba, esa barba de rojo que te delata.

Me estremecí y creí por un momento que iban a cruzar, pero no, siguieron su camino cantando canciones franquistas y falangista. Llegó el autobús y subí.

En el trayecto me dio tiempo para pensar. Volvíamos al pasado. Otra vez, el país en blanco y negro. ¿Podría vivir esa nueva etapa oscura? Nuestros sueños de nuevo se fueron al garete. Llegué a casa, donde Lola, con mis hijos estaba esperándome impaciente y con la tele puesta.

Este país no tiene futuro, le dije. Si esto triunfa nos vamos a Italia. Aquí ya no podremos vivir.

Fue una noche confusa, pero entendimos que todo había sido un susto cuando empezamos a ver salir guardia civiles por la ventana del Congreso. Se entregaban sin condiciones.

Entonces, entendí que todavía había un peligro grave. Que era posible un retroceso real, una involución. Pero también, que había que quedarse, porque este era mi sitio, a pesar de todo.

 

Más recuerdos… en casa de Mari Jose

14 comentarios:

  1. Lo recuerdo, algunos hicieron con prisas las maletas.
    Aquí estamos, regresando al pasado.
    !Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchos pensamos lo mismo aquel día, nos preguntábamos si sería de nuevo una vuelta al pasado, el susto fue grande y cuando terminó yo me pregunté si nos había servido de algo el aviso y habíamos aprendido la lección.
    Bicos

    ResponderEliminar
  3. Yo recuerdo de aquel día que no fuimos al colegio, que mi madre estaba muy asustada, aquello fue un susto pero ahora cada día retrocedemos un paso más: regreso al pasado como dice Natàlia.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo también lo recuerdo.
    ¡qué mayores somos!

    ResponderEliminar
  5. Todos creíamos que regresábamos al pasado; menos mal que no fue así. Me acuerdo y mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Veo que ambos, a la hora de recordar, hemos elegido evocar ciertas etapas negras de nuestras historias nacionales que, aunque distintas, nos igualaron en dolor, impotencia y tristeza.

    un abrazo juevero.

    ResponderEliminar
  7. Hola Rafa, hoy he tenido noticias de tu nuevo blog.

    Es un placer leer tus letras juntas.

    A propósito de tus recuerdos del 23-F, tengo muy vivas las imagenes de como, una vez abortado el golpe, los guardias civiles salieron por las ventanas y se les devolvió a cada uno su fusil.

    Me parece un hecho suficientemente esclarecedor para explicar lo que sucede hoy en este país: nos están pasando por las armas.

    Recibe un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  8. Recuerdos que narran sensaciones, preocupaciones, temores de una época de tu país. De algún modo, todos hemos pasado instancias de desazón e incertidumbre. A través de tu relato, puedo llegar a conocer cómo sentiste ese momento, que por suerte, no te llevó a alejarte de tus tierras.
    Un beso al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  9. Ese recuerdo tb está grabado en mi piel. No con tanta exactitud pero sí fui consciente de que otra vez estábamos en peligro de pasar, como tu bien dices (me ha encantado) al blanco y negro. Gracias por estar aqui y compartir este recuerdo con nosotros. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Creo que muchos españoles vivieron ese día ta y como tú lo recuerdas, con impotencia, miedo y sentimiento de fracaso. Todo aquello para acabar como estamos, con una democracia dominada por el capital de los que más tienen, creando pobres a marchas forzadas. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Ese dia no se olvida, no se puede olvidar, por lo que pudo ser y por lo que afortunadamente no fué.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Un recuerdo fuerte, de momentos tensos donde se cruzan las sensaciones de injusticia, de futuros ya conocidos y las ganas de no permanecer en lo mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. "No te pongas chula, hija de rojo"...

    Todavía me resuena...

    Un beso y un café. Bravo por esta entrada.

    ResponderEliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.