jueves, 16 de agosto de 2012

El calor



Todos los años esperaba que llegara el verano. Ese tiempo que le hacía salir de la rutina. Un tiempo de ocio, de vacaciones, de cambiar el ritmo, de descansar. Sólo había un problema: el calor. Su enemigo acérrimo, no podía con él.

Pero este verano sería distinto, había decidido instalar el aire acondicionado en casa. Claro que esos gastos tenían que salir de algún sitio. Así es que Luis decidió cambiar comodidad por viaje de vacaciones. Se quedaría en casa, pero a cambio, finalmente, tendría un verano agradable, sin calor.

Dicho y hecho, se lo instalaron. Aquel día, empezaba sus vacaciones. Volvía soñando con ese aire fresco. Entró en la casa, y sin tan siquiera ponerse cómodo, se dirigió al interruptor del aire y pulsó el ‘on’. Pasaron diez segundos, veinte, un minuto, dos, pero el aparato no funcionó. Desesperado se lanzó sobre el teléfono y marcó el número de la tienda donde lo había comprado. No contestaron, eran las nueve de la noche y estaba cerrada.

Pasó la noche despierto, soñando con el aire que le habían instalado pero que había faltado a la cita. Al día siguiente a las diez de la mañana llamó a la tienda. A la sexta llamada colgó y volvió a intentarlo. Nada, no contestaban. Frenético, impaciente y cabreado se vistió y se dirigió allí.

La sorpresa cuando llegó fue mayúscula, apenas su ira le dejó leer un letrero que habían colocado: CERRADO POR REFORMAS, DESDE HOY 15 DE JULIO HASTA EL 15 DE SEPTIEMBRE, PARA CUALQUIER GESTIÓN ESPEREN HASTA ESE DÍA. GRACIAS.


Para más historia sobre el calor, vayan a casa de Mari Jose

32 comentarios:

  1. Su gozo en un pozo (porque supongo que la opción de meterse en el pozo, también es fresquita)

    ResponderEliminar
  2. uuuuuuuuh...eso sí que es mala suerte!...con calor, atrapado en su casa calurosa, sin fondos por la reciente compra y encima el condenado aparato no funciona!...me imagino que los de la tienda habrán pagado sus vacaciones con lo que el pobre tipo pagó por el acondicionador de aire!
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pobre! vaya chasco! con la ilusión que tenía con su aparato de aire acondicionado y , al final, se queda sin vavaciones y sin aire... algunos nacen "estrellaos" .
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdadera mala suerte. Hay veces que falla hasta el apuntador.
      Un beso

      Eliminar
  4. El colmo de la mala suerte, toencima que no se fue de vacaciones, lo que le tenía preparado la vida.
    Buen relato, con sentido del humor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es humor negro. Me da pena del pobre hombre.

      Un beso

      Eliminar
  5. Anda que... el pobre, seguro que si no le pasa a él me pasa a mí.

    Abrazo.

    PD: No te gusta el cafelito de mi blog?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y por qué te iba a pasar a ti? La verdad es que todos tenemos algún episodio de mala suerte parecido.
      Un beso

      Eliminar
  6. Naaaaaa! Pobre hombre! Hay que pasarle el teléfono de Derechos del Consumidor! Me imagino la bronca! Sí hacía calor... ahora doblemente caliente!!!
    Vamos, un traguito fuerte para que se le pase la furia.
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está, más que caliente, quemado. Sí, supongo que después de esto se dio al trago.
      Un beso

      Eliminar
  7. y entonces, trajo un bidón de nafta y una cerila y....pfffff
    al pronto, solo era sirenas de bomberos.
    (se me ocurrió que la rabia bronca del protagonista....)
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extrañaría que si siguiera la historia fuera así

      Un beso

      Eliminar
  8. uuufff !!!
    que horror, me muero de la rabia si me sucede algo así

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Y digo yo por un decir, a lo mejor si hubiera ido de vacaciones a un lugar fresco, el norte por ejemplo, tendría dos cosas a la vez, cambio de rutina y ausencia de calor. Pero...a lo hecho !pecho! a sudarlo a no salir de la ducha hasta arrugarse. Lástima.
    Beso con refresco incorporado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, pero el hombre creyó encontrar la solución en lo que luego fue un gran problema.
      Un beso

      Eliminar
  11. ¡Pues yo hago el butrón y les rompo el escaparate!'Qué desesperación, como se dice, su gozo en un pozo pero de calor...!. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es para menos, es para quemarles el establecimiento. Un beso

      Eliminar
  12. Buenos profesionales, ni buscandolos a propósito los encuentra mejores. Señor! sin aire, sin vacaciones y sin dinero, menos mal que le queda el dicho: al menos tiene salud y ¿amor?. A conformarse toca.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del amor no lo sé, pero lo de la salud con el calor que va a pasar me temo que tampoco.
      Un beso

      Eliminar
  13. Vaya putada jajaja y se quedó el pobre sin vacaciones y sin aire. Un poco gafoso el pobre.
    Muy bueno.
    Gracias por participar. Besos

    ResponderEliminar
  14. Está claro que decidir y decantarse por una opción, siempre tiene ciertas complicaciones.

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este buen hombre las tuvo todas. Un caso de mala suerte.
      Un beso

      Eliminar
  15. ¡Pobre hombre!, vaya gafe el suyo. Está claro que su destino quería que el calor lo acompañara, de una forma o de otra. Mejor le hubiera valido ese viajecito al Norte, persiguiendo el frescor y la humedad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente un viajecito a tierras poco calurosas le hubiera ido mejor.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Ay por favor que mala suerte!!! Se hubiese ido de vacaciones como siempre, a veces los cambios de plan salen mal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Llevas razón, los cambios de planes no siempre solucionan problemas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. ¡Ay no! tanto soñar con ese aires fresco, no es justo!! eso es de mala persona, ja!!
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.