miércoles, 18 de julio de 2012

La curiosidad mató al gato

gato3

Siempre alerta. Era la vecina que más sabía de todos. Se la veía paseando, o simplemente en el portal. Cuando alguien pasaba se quedaba mirando, pensando, con los ojos fijos. Nadie le aguantaba la mirada. Una mirada intensa que penetraba.

No se conocía su verdadera ocupación. Es más, se diría que era chafardera profesional, cotilla a tiempo completo. Siempre en la calle, siempre escrutando a los vecinos. Su tarea le había hecho acreedora de su mote: La Chismosa.

Si algún vecino quería saber algo de alguien, se dirigía a ella. Y la Chismosa se deleitaba contestando y adornando la respuesta con soltura. A veces con malicia, otras con simple desparpajo, pero siempre disfrutando de su saber.

Hoy, la echamos de menos. ¿Quién lo iba a decir? Tanta curiosidad por los demás, y… Se marchó del barrio, y lo hizo cuando le dijeron lo que todo el mundo sabía y sólo ella desconocía. Tanto cotillear para luego tener que tragarse su propia medicina.

Su marido la engañaba con más de una vecina. Fue la única que no se enteró. Ella, la Chismosa. Fue tan grande el shock que se marchó sin despedirse. No pudo resistir el golpe. Su prestigio había quedado por los suelos. Seguramente, ocupada por descubrir los secretos de los demás, se olvidó de mirar lo más cercano.

 

Otras curiosidades en casa de Teresa

36 comentarios:

  1. Tanto, tanto querer saber de todos y no se enteraba de lo que se cocía en su casa, eso también pasa mucho.
    Gracias por participar en este curioso jueves.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los árboles no la dejaban ver su bosque.
      Un beso

      Eliminar
  2. Suele pasar, la o él que mete el hocico en la casa ajena se olvida de barrer su patio.

    Suelen ser la prensa oficial del barrio y a veces vale la pena tener a estos elementos fisgones de nuestro lado. Así me enteré yo de quién le dio un golpe a mi coche por la noche...

    Un abrazo y un café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estos colaboracionistas pueden ser muy útiles.
      Un beso

      Eliminar
  3. Muy bien planteado el relato, y muy bueno el final. Hay personas así, desde luego que las hay; pero ésta quedó escarmentada para los restos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cotillear es lo que tiene, puede centrarte en los demás y olvidar lo propio.
      Un beso

      Eliminar
  4. En principio supuse que era la más docta del barrio y a la que todos consultaban...luego, me di cuenta de mi error.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejaba de ser la chismosa engañada.
      Bicos

      Eliminar
  5. Una buena profesional del chisme debería haberse quedado y comentar el suceso de forma totalmente impersonal. Si es que los buenos profesionales escasean... Buen trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era una buena profesional, era una aficionada avanzada.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Como bien dices, la chusma tomó de su propia medicina. Claro se largo porque se sintió como en antaño, con la letra escarlata al cuello, aunque esta seguramente la llevaba mas arriba. Lo cierto que de ellas hay muchísimas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la causa no fue la traición o sentirse engañada, la causa fue sentir que se le había escapado lo que pasaba en su propia casa.
      Un beso

      Eliminar
  7. Aaaah! Sus narices no iban más allá de lo que le interesaba a otros (por ser de otros) que a sí misma (por ser asunto propio). Se suele decir que los interesados son los últimos en enterarse, y su olfato se ve que andaba demasiado revoloteado con los olores ajenos. Muy buen relato Rafa, como siempre, con ese toque personal que lo hace muy ameno.
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, ella tenía por obligación saber qué ocurría en otras casas. La suya no era materia de estudio.
      Un beso

      Eliminar
  8. jajajaj...seguro que más le dolió ver por los suelos su prestigio que los cuernos que le metiera su marido!...digo, por la forma que se dedicaba con ahínco a seguir la vida y obra de los demás!

    Un abrazo.
    p.d
    segunda vez en la ronda juevera que veo la palabra "chafardera"...no la conocía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, lo que hizo que se fuera fue que se sintió desprestigiada.
      La palabra chafardera, viene del catalán: xafardera.
      Un beso

      Eliminar
  9. Esta buena señora era de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el suyo. Probó de su propia medicina. Tuvo que dolerle mucho la sorpresiva noticia de la cual no tenía ni la más ligera idea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le dolió sobre todo en su orgullo de chismosa. Lo del marido no era lo más importante. Lo grave fue que su orgullo de cotilla quedó por los suelos.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Cada cual debe vigilar su hacienda. Esta cotilla todo el día chafardeando dejaba libre al marido que tenía tiempo para ir de flor en flor, y cuánto se reiría con sus amantes de lo ajena que estaba su mujer. Muchas veces habría con el cuento de los engaños de las demás, ahora lo sufre en carne propia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Paga con su propio dinero y lo sufre en su propia carne.
      Un beso

      Eliminar
  11. Tanto proyectó su curiosidad en los demás, que se olvidó de ocuparse de los suyos. Me imagino el episodio por el cual ella mismo se enteró del chisme que protagonizaba, me la imagino largando más veneno del habitual sobre a otra vecina que de rabia le lanzó la novedad. Muy buen aporte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo que ser una escena especial cuando se lo contaron. Supongo que al principio no se lo creería y luego moriría de vergüenza al verse herida con su propia espada.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Es lo oque suele ocurrir, tanto mirar lo que ocurre fuera, que se olvida lo que hay dentro de casa. Tomó un poquito de su propia medicina.
    Rafa un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, en este caso los árboles (lo que pasaba a sus vecinos) no le han dejado ver el bosque (su propia casa)
      Un beso

      Eliminar
  13. Y es verdad que a veces por querer estar en todos lados nos olvidamos de nuestro propio espacio. Que triste final es de la vecina, ojalá aprenda para la próxima vez a mirar más hacia dentro suyo que a los demás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocurre en muchas ocasiones. Olvidamos lo cercano por parecer que lo tenemos controlado, y si embargo...
      Un beso

      Eliminar
  14. Una buena solución al desenlace de esta historia, solo que quizá la protagonista sufrió más que el dolor/incomodidad que ella causó??, no sé es solo una pregunta tonta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, lo que sufrió la señora no fue un ataque de ira por lo que hacia su marido, sino porque su prestigio de cotilla mayor del reino quedó arruinado.
      Un beso

      Eliminar
  15. Dicen que el marido/mujer es el último/a en enterarse y eso le pasó a la Chismosa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, además ella pensaba que su casa estaba controlado y se dedicaba a las otras casas.
      Un beso

      Eliminar
  16. El cazador cazado. Tanta calle que no vio dentro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, cazada. Y bien cazada, la extirparon su orgullo de chismosa.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. ocupada por descubrir los secretos de los demás, se olvidó de mirar lo más cercano. así tal cual lo escribes y lo leo, realmente es muy cierto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele ocurrir, nos ocupamos de lo lejano y eso no nos deja ver lo cercano.
      Un beso

      Eliminar
  18. ¡No puedo creer que a la chismosa se le pasó el dato!!¿cómo es posible?, seguramente estaba muy confiada!
    Buen relato Rafa, divertido!!
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se preocupó de lo ajeno y olvidó lo propio.
      Un beso

      Eliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.