jueves, 10 de mayo de 2012

Érase una vez…

cuentos
Llegué corriendo del colegio. Tiré el abrigo al sofá y me senté en la mesa. Saqué el libro y el cuaderno con ansia, y me puse a hacer los ejercicios.

Apareció mi madre que me miró asombrada y sorprendida. Nunca me había visto ese ímpetu, Estudiaba, normalmente, lo imprescindible, para aprobar y no tener problemas. Por eso, se extrañaba de mi actitud.

Se acercó, me preguntó si me ocurría algo y me dio unas galletas y un vaso de leche. Ni le contesté, estaba imbuido en mis deberes.

Al cabo de una hora, vino mi padre. Normalmente me encontraba jugando o viendo la tele, pero ese día me encontró escribiendo. Se quedó atónito, me dio un beso y se sentó, sin decir nada, a leer el periódico.

Eran las ocho y media cuando guardaba todo en la cartera y me dispuse a cenar. Engullí la cena, otra sorpresa para mis padres que veían como cada día ponía pegas a la comida y terminaba tragándomela a la fuerza. Algo pasaba.

Cuando estaba terminando de cenar, sonó el timbre de la puerta. Era mi abuela que venía a pasar unos días con nosotros. Nos dio un beso y me dijo:

‘¿Has hecho todo lo que te dije? ¿Has cumplido el trato?’
‘Sí, abuela’, le contesté, con firmeza.

Entonces, se quitó el abrigo, se sentó en el sofá, sacó un libro del bolso, se puso las gafas y, con toda la tranquilidad y serenidad que tenía, empezó a leer:

“Erase una vez…”

Nadie contaba los cuentos como ella.

Mas cuentos en casa de José Vicente

17 comentarios:

  1. ¡Qué hermoso, Rafa!
    Y de aquellos polvos... Un niño al que le cuentan cuentos será un excelente lector.

    Un abrazo fuerte y colchonero, junto con la enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Merece la pena hacer los deberes, comerse la cena, modosito para cumplir el pacto con la abuela, la mejor contadora de cuentos del mundo de los cuentos.
    Homenaje a las abuelas llenas de historias eternas, guardan en su memoria y en su imaginación sueños que reinventan, nunca suena igual cada cuento.
    Te felicito, yo me lamento, no conocí abuelas, los cuentos me los invento o me los contaba, a veces, mi madre. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. jejeje qué ternura!...el ingenio de los abuelos a la hora de "tranzar" con sus nietos apelando a la fantasía ya es un clásico!...y esperemos no se pierda bajo el ahogo de la modernidad tecnológica!

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un lujo esos abuelos que con tanto encanto narraban esos cuentos tan entrañables. Probablemente nadie como ellos les pone tanto cariño. No me extraña que los recuerdes con tanto gusto.

    Muchas gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues es cierto: nadie contaba los cuentos como ellos.
    ¿Cuándo hemos perdido nuestra capacidad para contar y empezamos a hacerlo todo con prisa?

    ResponderEliminar
  6. "Erase una vez..." PRECIOSO
    Espero seguir teniendo paciencia suficiente y capacidad para contar a mis nietos aquellos cuentos que le oí tantas veces a mi abuela.
    Bicos

    ResponderEliminar
  7. Mis abuelas no pudieron contarme cuentos,me estoy desquitando con mis hijos y espero poder hacerlo con mis niet@s.
    Qué entrañable!
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. ¡Uf! mientras lo leía pensaba en que si hace eso mi hijo le pongo el termómetro rapidamente(me refiero a lo de los deberes y el estudio porque es de los de la ley del mínimo esfuerzo), pero claro, la recompensa merecía la pena, no me extraña que lo hiciera todo sin protestar.
    Bonito cuento
    Un abrazo
    Mar

    ResponderEliminar
  9. Yo no tuve esa suerte; pero debe ser bonito que tu abuela te cuente un cuento de niña y te vayas a dormir con esas dulces palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me has hecho extrañar a mi abuela. Hoy quisiera que me contara muchos cuentos así y seguro y previamente cumpliría con gusto el trato para que lo hiciera...

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No tuve suerte en ese sentido. Mis abuelas murieron demasiado pronto y mi madre, con siete hijos, en tiempos difíciles, no andaba sobrada de tiempo, aunque sí andaba sobrada de cariño que nos daba a manos llenas. El pequeño protagonista de tu historia era muy afortunado y, si, merecía la pena el pequeño esfuerzo de hacer puntualmente los deberes ante la recompensa esperada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. he sonreído...quizá por que nunca nadie me contó cuentos...pero también por que si me pongo terco, soy capaz de ponerme a contarle un cuento a una de estas tres plantitas que brotan de mis tres tiestos y que están ahí enfrente, en el descansillo de la ventana de mi habitación...
    me ha gustado este texto, rafa...sencillo...texto que, si tú quieres, es en sí un cuento de los de contar al nieto en la noche o a la nieta o a los niños y en la noche...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  13. ahhhhhhh !!!!!!!!
    que hermoso me mato... que ternura más grande y que belleza...

    ResponderEliminar
  14. Aah, Rafa, ¡qué bonito, qué tierno! Ls pactos abuelo-nieto puenteando a los padres son para babear. Como el que nos muestras.
    Estupendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Si es que lo que no consiga una abuela con un buen cuento en la mano! Las abuelas (yo estoy deseando ser, pero me temo que va para rato) tienen esa magia especial porque no regaña, no ordenan, son tiernas y además ¡cuentan tan bien los cuentos!
    Te felicito, Rafa, soy nueva por aquí y estoy verdaderamente "encantada" con vuentos encantadores libros de cuentos y encantos. Un beso y hasta el jueves.

    ResponderEliminar
  16. Lo que no consigan los abuelos... los cuentos que nos contaron son mas que palabras enlazadas para sorprendernos, en ellas están el tiempo, la experiencia y la ternura... ellos ya conocen el secreto de la vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Rafa que bello, así es nadie cuenta las historias como las abuelas, tiernas mamás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Comenta, critica, di algo. No te cortes. Espero tu comentario.